Metabolismo

Nuestra salud está directamente relacionada con nuestros procesos metabólicos. Se trata de qué componentes de los alimentos pueden ser utilizados como energía por el organismo. También se trata de eliminar del cuerpo, de diversas maneras, los productos finales metabólicos no utilizables. 

biogena-line
9 de 9 resultados mostrados

¿Qué es el metabolismo? ¿Existen múltiples metabolismos?

¿Qué es lo primero que piensa cuando oye el término metabolismo? Quizá lo primero que piense es que su metabolismo va demasiado lento y por eso gana peso con más facilidad. También puede pensar en problemas con su metabolismo porque tiene problemas digestivos. De hecho, en el organismo humano hay varios procesos metabólicos que funcionan durante todo el tiempo.

Tal vez, como muchas personas, asocia usted principalmente el metabolismo con su digestión. Sin embargo, los dos procesos no se correlacionan completamente.

Es más exacto decir que el metabolismo depende de la digestión. En otras palabras, la digestión es el requisito previo esencial para el metabolismo. Esto resulta fácil de entender si se observan los diferentes procesos del estómago y el intestino en el proceso:

El estómago y el intestino son los puntos donde los nutrientes se descomponen en sus diferentes componentes. Los macronutrientes complejos, como los carbohidratos, por ejemplo, se convierten en azúcares simples, las proteínas en aminoácidos y las grasas en ácidos grasos. La razón de estos procesos de conversión es que el intestino sólo puede absorber los nutrientes en forma descompuesta. Desde el intestino, pueden pasar a la sangre en forma descompuesta. Aquí son transportados posteriormente, por ejemplo, a varios órganos como el hígado.

Cuando hablamos de metabolismo en general, nos referimos a todos los procesos que contribuyen a la utilización de los productos de descomposición y los elementos alimentarios. En cuanto a los componentes de los alimentos, en realidad hay diferentes tipos de metabolismo. Hay..:

  • un metabolismo de carbohidratos
  • un metabolismo proteico
  • un metabolismo de la grasa

Los expertos también distinguen un metabolismo mineral.

El metabolismo depende de la digestión. La digestión es, por tanto, el requisito previo esencial para el metabolismo.

El metabolismo anabólico y el catabólico

El metabolismo también puede clasificarse de otra manera: con la ayuda del metabolismo y sus funciones metabólicas, las sustancias se acumulan o se descomponen.

Cuando las sustancias se acumulan, hablamos de anabolismo. El metabolismo de los carbohidratos, por ejemplo, es en gran medida un metabolismo anabólico. Las sustancias individuales descompuestas que han entrado en la circulación y en las células a partir de los alimentos se convierten de nuevo en moléculas de almidón en el hígado y en las células musculares. Estas moléculas de almidón se almacenan a continuación. En relación con el desarrollo muscular, se suele hablar del término anabolismo. Esto se refiere al hecho de que las proteínas se acumulan en los tejidos.

El catabolismo consiste en la descomposición de los productos metabólicos. La energía se produce a partir de estas partes metabólicas rotas y descompuestas. A través de las funciones metabólicas, nuestro cuerpo almacena los nutrientes individuales en los distintos depósitos y órganos (como el hígado). Cuando se necesita energía, el cuerpo aprovecha los nutrientes almacenados, los descompone y los utiliza. Por ejemplo, el almidón almacenado en el hígado puede convertirse en energía.

Producto recomendado: Fórmula Hígado y Bilis

Trastornos metabólicos

En cuanto la utilización de diversos nutrientes deja de funcionar correctamente y una sustancia necesaria para el organismo deja de absorberse correctamente o no llega al lugar adecuado, se habla de un trastorno metabólico.

Las intolerancias alimentarias son, en parte, trastornos metabólicos, ya que debido a la falta de determinadas enzimas los componentes de los alimentos no se pueden digerir y absorber correctamente. Las alteraciones pueden producirse en diversas partes del metabolismo, por lo que también puede verse alterado el metabolismo de las grasas o el de los minerales.

Si se analizan los trastornos metabólicos, resulta evidente que las distintas funciones metabólicas dependan de la presencia de otras sustancias. Por ejemplo, varias enzimas se encargan de garantizar que los componentes de los alimentos, como la fructosa o la lactosa, puedan ser digeridos correctamente. Si estas enzimas faltan, se producen trastornos digestivos y, posteriormente, trastornos metabólicos. En la diabetes, el páncreas no produce la hormona insulina en cantidades suficientes o deja de producirla. Esto significa que los hidratos de carbono -los carbohidratos son azúcares- ya no se metabolizan correctamente.

¿Qué tiene que ver la pérdida de peso con el metabolismo?

Tal vez también escuche y lea una y otra vez que simplemente se necesita aumentar el metabolismo para perder peso. ¿De qué metabolismo estamos hablando? En realidad, la respuesta no es tan sencilla como parece. Además de las sustancias mencionadas para las funciones metabólicas, también existe el metabolismo energético. Se trata de la cantidad de energía que utilizamos. La cantidad de calorías en un alimento se refiere a la energía presente en ese alimento.

Las personas tienen una determinada tasa metabólica basal, que es la energía que consumen en reposo. Además, también el volumen que resulta al realizar ejercicio. Si quiere perder peso, tiene que consumir más energía de la que se ingiere. Por lo tanto, el cuerpo se ve obligado a utilizar las reservas existentes y a gastar esta energía. ¿Se puede potenciar el metabolismo de alguna manera? Por regla general, no se puede simplemente aumentar la tasa metabólica basal o ponerla en marcha. Si quiere actuar sobre la tasa metabólica basal, puede construir más masa muscular. Más músculo representa una mayor tasa metabólica basal. Un mayor ejercicio puede aumentar la tasa metabólica, por ejemplo, a través del deporte. De este modo, se puede aumentar la demanda de energía.

Aumentar el metabolismo: Se puede conseguir una mayor tasa metabólica basal aumentando la masa muscular. Los músculos consumen energía en reposo.

Los alimentos y su influencia en el metabolismo

Frutas como el mango o la papaya contienen enzimas que supuestamente potencian la función digestiva al tiempo que ayudan a quemar más energía. También se dice que el té verde o el café tienen que ver con el aumento de la producción de calor, lo que debería llevar a un mayor consumo de energía.

Los nutricionistas y los médicos todavía están investigando el trasfondo exacto de estos posibles efectos. En experimentos de laboratorio, hay indicios de que ciertos extractos de plantas o ciertos ingredientes aislados de alimentos en altas concentraciones pueden influir positivamente en la quema de grasas.

Por lo general, un cambio metabólico en el organismo humano puede lograrse mediante una combinación de diferentes factores. Como se ha descrito, un mayor número de músculos proporciona una mayor tasa metabólica basal y, por tanto, un mayor consumo de energía. Los músculos necesitan movimiento, es decir, un estímulo, y también proteínas como material de construcción para crecer. Si el cuerpo dispone de suficientes aminoácidos, esto puede tener un efecto positivo en el crecimiento muscular durante el ejercicio.

El metabolismo no es sólo la digestión

Dado que el metabolismo va más allá de la mera absorción de los componentes de los alimentos, el aspecto de la desintoxicación, por ejemplo, también es muy importante para el metabolismo. Con diversas sustancias vegetales y componentes alimentarios, se puede apoyar al metabolismo en su función de desintoxicación. Este aspecto también desempeña un papel en los esfuerzos por perder peso, por ejemplo.

Si se mueve más porque hace más deporte, se liberan más sustancias en el cuerpo que tienen que ser excretadas. Aquí el hígado, los riñones y la piel tienen mucho que ver. Por lo tanto, la ingesta suficiente de líquidos también tiene un efecto general sobre el metabolismo. Además, varios extractos de hierbas pueden ayudar al hígado y a los riñones en su trabajo.

Todos los procesos metabólicos son importantes para nuestra supervivencia y bienestar. Si quiere apoyar el metabolismo, puede empezar por la función digestiva. Especialmente cuando se trata de perder peso, las funciones metabólicas individuales, como el metabolismo de las grasas, pueden entrar en juego.

Comprar ahora: Basogena® 5e Bases en polvo