Vitaminas

¿Buscas vitaminas individuales para una suplementación específica o preparados vitamínicos combinados? Entonces has venido al lugar adecuado. Ofrecemos complementos alimenticios en forma de cápsulas, gotas y polvo.

biogena-line
16 de 71 resultados mostrados

Vitaminas - Sustancias esenciales

Vitaminas. Su nombre lo dice todo. Derivadas del término latino "vita" (vida), estas sustancias naturales son realmente vitales para nosotros los humanos. Como cumplen muchas tareas en el cuerpo humano e intervienen en numerosos procesos bioquímicos, las vitaminas son esenciales para nuestro organismo. Las vitaminas son componentes de numerosas enzimas y, por tanto, intervienen en todo el metabolismo. Por ejemplo, intervienen en la construcción y protección de las células, así como en la formación de hormonas o en la producción de energía, y garantizan que nuestro sistema inmunitario esté en una buena posición de partida.

Las vitaminas son solubles en agua o grasa. Salvo algunas excepciones, no pueden ser producidas por el propio organismo, sino que deben ser suministradas al cuerpo desde el exterior.

¿Qué son las vitaminas?

Como muy tarde con el descubrimiento de las primeras vitaminas, en 1908, quedó claro que los seres humanos no podemos vivir solo de la energía que nos proporcionan los alimentos. También obtenemos una serie de micronutrientes a partir de nuestra dieta que son indispensables para el funcionamiento de nuestro organismo. Estas sustancias esenciales incluyen, entre otras, las 13 vitaminas que deben suministrarse regularmente y en cantidades suficientes a través de alimentos, ya que, excepto en algunos casos, no podemos producirlas nosotros mismos.

¿Qué vitaminas hay y cuáles son sus funciones?

Las vitaminas se dividen en dos grupos según su comportamiento de solubilidad: vitaminas liposolubles e hidrosolubles. Mientras que entre las vitaminas liposolubles se encuentran las vitaminas A, D, E y K, las vitaminas hidrosolubles incluyen las vitaminas B y la vitamina C.

A diferencia de los llamados macronutrientes (grasas, carbohidratos y proteínas), las vitaminas no se utilizan como componentes o para la producción de energía. Más bien, sirven a nuestro organismo de materiales auxiliares para la realización de importantes funciones en el metabolismo. Las vitaminas intervienen, entre otras cosas, en el crecimiento, la formación y el mantenimiento de diversos tejidos, además de la protección de las células ante el estrés oxidativo, la formación de hormonas o la producción de energía.

¿Qué vitaminas necesita el cuerpo?

Cada una de las 13 vitaminas realiza funciones específicas en nuestro organismo. Por ello, es importante asegurarse de que nuestro cuerpo esté suficientemente provisto de todas ellas.

Las vitaminas en un vistazo

Vitaminas liposolubles

Vitaminas hidrosolubles

Vitamina A

Vitamina B1 (tiamina)

Vitamina D

Vitamina B2 (riboflavina)

Vitamina E

Vitamina B3 (niacina)

Vitamina K

Vitamina B6 (piridoxina)

 

Ácido fólico (Vitamina B9)

 

Vitamina B12

 

Biotina (Vitamin H)

 

Vitamina C

Vitaminas liposolubles

Como su nombre indica, las vitaminas liposolubles solo son solubles en grasas. Esto significa que siempre debe haber un portador de grasa presente para su absorción en el cuerpo. Solo así pueden unirse las vitaminas a las grasas en el intestino y, después, transportarse desde el intestino a los tejidos.

Nuestro cuerpo puede almacenar vitaminas liposolubles en grandes cantidades. Algunas reservas importantes de vitaminas son, por ejemplo, el hígado y el tejido adiposo. Si no tomamos todas las vitaminas cada día, nuestro organismo puede obtener las cantidades que necesita de estos almacenes.

Mientras que el cuerpo humano es capaz de sintetizar las vitaminas A y D, requiere el suministro de vitaminas E y K a través de la dieta diaria.

Vitamina A

La vitamina A es un nutriente esencial que interviene en la función de la vista y contribuye al mantenimiento de la visión normal. Además, es fundamental para numerosos procesos metabólicos, como el metabolismo del hierro o la especialización celular. También es importante para mantener la piel en buen estado, incluidas las mucosas, y ayuda al buen funcionamiento del sistema inmunitario. A su vez, desempeña un papel esencial en la renovación de las células sanguíneas y en la respuesta inmunológica.

Vitamina D

La vitamina D es importante para el cuerpo humano porque se encarga de innumerables funciones en el organismo. Contribuye al mantenimiento de los huesos y de los dientes, así como al funcionamiento normal de los músculos. También interviene en la absorción del calcio y del fósforo de la dieta y favorece el funcionamiento del sistema inmunitario.

Vitamina E

La vitamina E es un importante factor de protección para las células. Gracias a su capacidad para proteger a las células del estrés oxidativo, es capaz de proteger las paredes celulares y otras estructuras del cuerpo ante los daños.

Vitamina K

Vitamina K es el nombre corto de “vitamina de la coagulación”, llamada así por sus efectos sobre el mantenimiento del proceso de coagulación de la sangre. Además, interviene en la producción de sustancias que participan en el metabolismo y la mineralización de los huesos. De este modo, contribuye al mantenimiento de la salud ósea normal.

Compra vitaminas liposolubles A-D-E-K ahora

Vitaminas hidrosolubles

Las vitaminas hidrosolubles se reparten por todas las zonas del cuerpo que contienen agua, por ejemplo, la sangre o los espacios intercelulares. A diferencia de las liposolubles, no pueden almacenarse en el organismo, a excepción de la vitamina B12. Por lo tanto, deben suministrarse de forma continua a través de la dieta.

Complejo vitamínico B

Vitamina B respectivamente las vitaminas del complejo B —tiamina (B1), riboflavina (B2), ácido fólico, ácido pantoténico, biotina, niacina, vitamina B6 y vitamina B12— son necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso, pero también refuerzan nuestra mente y cumplen otras funciones en el cuerpo. Las vitaminas B1 y B2 contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso. La biotina, el folato y otras vitaminas ayudan a que nuestra mente funcione de manera normal. Las vitaminas B2, B6 y B12 favorecen el metabolismo energético y la reducción del cansancio y la fatiga.

Vitamina C

La vitamina C es conocida principalmente por su trabajo en el sistema inmunológico. Sin embargo, puede hacer más que eso, pues participa en muchos otros procesos del organismo:Esta vitamina soluble en agua favorece el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos a través de su papel en la producción de colágeno. También es importante para nuestro sistema de protección ante la oxidación,ya que ayuda a proteger las células del estrés oxidativo y promueve la regeneración de la forma reducida de la vitamina E.

Biotina

La biotina tiene numerosas funciones en el organismo. Entre otras cosas, contribuye a mantener la piel y el cabello en buen estado. También desempeña un papel importante en numerosos procesos metabólicos, como el metabolismo energético o el de los macronutrientes y el sistema nervioso.

Ácido fólico

El ácido fólico interviene en varios procesos metabólicos del organismo. Entre otros, desempeña un papel importante en la división celular, la producción de sangre y el crecimiento del tejido materno. Es por este motivo que el ácido fólico es especialmente crucial durante el embarazo. Se encuentra tanto en alimentos de origen vegetal como en los de origen animal, aunque el cuerpo humano absorbe mejor este último.

Niacina

La niacina, a diferencia de la mayoría de las vitaminas, también puede producirse en el propio cuerpo humano a partir del aminoácido triptófano. Como componente de enzimas importantes, desempeña un papel esencial en el metabolismo, en el que contribuye al metabolismo energético y a la reducción del cansancio y la fatiga. Además, favorece el mantenimiento del buen estado de la piel y las mucosas.

Ácido pantoténico

El ácido pantoténico contribuye al correcto metabolismo energético. Favorece el rendimiento mental y también interviene en la síntesis y el metabolismo normales de las hormonas esteroides, la vitamina D y algunos neurotransmisores.

¿Qué vitaminas no deben tomarse juntas?

Mientras que ciertos minerales en dosis elevadas pueden afectar a la absorción de otros minerales específicos, no es el caso de las vitaminas. De acuerdo con el refrán “la unión hace la fuerza”, algunas combinaciones de vitaminas se consideran particularmente inteligentes. Por ejemplo, las vitaminas D y K se unen para fortalecer los huesos, mientras que una serie de vitaminas del conjunto B (biotina, niacina, vitaminas B1, B6, B12) apoyan el funcionamiento de los nervios y la mente.

 

Preguntas frecuentes

Es cierto que una dieta equilibrada y saludable nos suministra casi todos los micronutrientes, vitaminas y minerales que necesitamos. Sin embargo, algunas personas en situaciones especiales de la vida tienen una mayor necesidad de micronutrientes, como por ejemplo atletas, jóvenes en fase de crecimiento, mujeres embarazadas, pero también personas que no pueden comer algunos alimentos (por intolerancias) o no desean hacerlo (personlas vegetarianas, por ejemplo). Para ellos, es muy difícil obtener un suministro diario requerido a través de su dieta. Las mujeres embarazadas, por ejemplo, necesitan más ácido fólico y el ácido graso omega-3 DHA - en cantidades que son difíciles de obtener a través de una dieta normal y equilibrada. Los vegetarianos pueden tener dificultades para cubrir sus necesidades de vitamina B12. Las personas que sufren de intolerancia a la lactosa a menudo tienen una falta de calcio.

Mantener una dieta equilibrada es muy importante. En el caso de déficit o en fases especiales de la vida, como un embarazo, es conveniente la ingesta de complementos. Las vitaminas de los suplementos dietéticos no son diferentes a las de los alimentos, por lo que el cuerpo las absorbe igual de bien.

Nuestros productos son y serán entregados en botellas ecológicas solamente. Biogena aporta así una valiosa contribución a la protección del clima porque los envases ecológicos están hechos de caña de azúcar renovable, una planta que respeta excepcionalmente bien el CO2. Usted puede reciclar los envases depositándolos en el contenedor amarillo para reducir las emisiones de CO2.
Sellos de calidad