La Vida

Longevidad: Guía para un envejecimiento saludable

Michael Wäger Michael Wäger
de Michael Wäger, BSc, MSc
el 15.04.2024
Longevity Longevity

Gracias a la medicina moderna, la longevidad y la eterna juventud ya no son sólo cuestión de genética o de pura suerte. Son a la vez un arte y una ciencia que cada uno de nosotros puede aprender y aplicar en su vida cotidiana para vivir el mayor tiempo posible con la mejor salud. Esta evolución se resume bajo el término longevidad y describe un mundo en el que la sabiduría de la edad va de la mano con la vitalidad de la juventud. Aquí obtendrá una perspectiva holística de lo que realmente significa vivir una vida larga y saludable y descubrirá cómo los pequeños cambios en la vida cotidiana pueden contribuir a ello.

Definición: ¿Qué es la longevidad?

Esta tendencia se refiere al concepto de una vida larga, sana y activa. Aunque a menudo se entiende por longevidad simplemente vivir más años en comparación con la esperanza de vida media, la longevidad en un sentido más amplio abarca la calidad de vida, la salud, la vitalidad y el bienestar, que también deben mantenerse en los últimos años. Por tanto, no se trata sólo de maximizar el número de años de vida, sino sobre todo de mantener un alto nivel de aptitud mental y física en la vejez.

Productos para la longevidad

Envejecimiento saludable: 12 procesos clave del envejecimiento

En el envejecimiento influye una compleja red de cambios biológicos: los 12 procesos clave del envejecimiento.

Desgaste de los telómeros

Con la edad, los extremos de los cromosomas, los llamados telómeros, se acortan y ya no pueden proteger el ADN. Esto puede aumentar la probabilidad de inestabilidad genómica y perjudicar la función celular.

Alteración de la comunicación intercelular      

Las células interactúan a través de la transducción, la transmisión de señales a determinados receptores en los que se convierten las señales. Las señales extracelulares se convierten así en reacciones celulares específicas. Sin embargo, con la edad, esta comunicación suele hacerse más difícil y más propensa a errores.

Inestabilidad genómica  

El genoma es la totalidad de nuestro material genético y comprende toda la información genética de una célula. El ADN es el portador en forma de espiral de la información genética. A medida que envejecemos, el ADN se daña por mutaciones provocadas por factores ambientales como el estrés oxidativo o por mecanismos de reparación del ADN menos eficaces. Esto también afecta a nuestras células madre, responsables de la renovación y regeneración general de los tejidos. El ADN dañado puede dar lugar a una función celular defectuosa, lo que perjudica el buen funcionamiento de tejidos y órganos.

Denescencia celular  

Las células senescentes son células anteriormente sanas que en algún momento ya no pueden dividirse debido a su avanzada edad. Segregan sustancias que dañan a las células sanas circundantes. Estas células, conocidas como células zombis, aumentan exponencialmente con la edad y provocan daños en tejidos y órganos.

Disbiosis  

El microbioma es el conjunto de todos los microorganismos -como bacterias, virus y co- que hay en nuestro cuerpo. Hoy sabemos que vivimos en estrecha simbiosis con nuestras bacterias. Éstas influyen en nuestro estado de salud y en nuestro sistema inmunitario. En la vejez, la disbiosis (alteración de la comunidad microbiana normal) es cada vez más frecuente. Como consecuencia, el riesgo de enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares aumenta con la edad.

Cambios epigenéticos  

El epigenoma es la maquinaria molecular que regula la actividad de nuestros genes. Nuestros genes se activan y desactivan a través de las llamadas metilaciones. A medida que envejecemos, este proceso regulador se descontrola. Como resultado, algunos genes beneficiosos se apagan cuando deberían estar encendidos y genes que pueden causar problemas se encienden fatalmente.

Inflamación crónica  

A medida que envejecemos, aumenta la inflamación crónica, en la que pueden influir factores relacionados con el estilo de vida. Esta inflamación favorece las enfermedades relacionadas con la edad, entre ellas las cardiovasculares, la diabetes y las neurodegenerativas.

Disfunción mitocondrial  

La disfunción mitocondrial desempeña un papel importante en la investigación sobre el envejecimiento. Con la edad pueden producirse trastornos en la función mitocondrial, que pueden dar lugar a reacciones inflamatorias. La inflamación daña las propias mitocondrias, lo que puede conducir a un círculo vicioso y contribuir a toda una serie de problemas de salud.

Pérdida de la función de proteostasis  

En condiciones ideales, las proteínas de una célula están siempre correctamente plegadas y presentes en la cantidad adecuada. Sin embargo, los estudios demuestran que la proteostasis cambia con la edad. El plegamiento de las proteínas suele ser defectuoso con la edad. Esto va acompañado de una pérdida de la función de la proteostasis, que contribuye al desarrollo de muchas enfermedades relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y las cataratas.

Sensibilidad desregulada a los nutrientes  

A medida que envejecemos, nuestras células responden menos a las señales de los nutrientes, lo que merma su capacidad para utilizar y producir energía. Esto puede provocar una reducción de la energía y trastornos metabólicos.

Agotamiento de células madre  

A medida que envejecemos, las células madre pierden su función o mueren. Como las células madre son las encargadas de producir nuevas copias de nuestras células cuando es necesario, un número reducido o unas células madre disfuncionales implican que nuestros tejidos se regeneran y conservan peor.

Macroautofagia desactivada  

La desactivación de la macroautofagia se produce cuando las células de un organismo son incapaces de realizar la autolimpieza celular. Esto conduce a la acumulación de componentes celulares dañados o disfuncionales y se asocia al cáncer y a trastornos metabólicos y neurológicos.

Consejos de salud para envejecer: Envejecer sano y en forma

El secreto de una vida larga y plena no sólo reside en alargar nuestra esperanza de vida, sino también en la calidad de este tiempo adicional. Quienes cuidan su salud crean las condiciones ideales para una vida en forma en la vejez.

Contrarrestar el envejecimiento cutáneo  

A muchas personas también les gustaría mejorar su aspecto a medida que envejecen. Aunque no existe una cura milagrosa para el envejecimiento cutáneo, se puede influir positivamente en él hasta cierto punto. Sustancias como el ácido hialurónico y el colágeno ayudan a contrarrestar el envejecimiento prematuro de la piel.

biogena-line
BIOGENA AESTHETICS Vegan Hyaluron Beauty Bundle
HYALURON & PROCOLLAGEN+ Superior y BIOGENA moments - BEAUTY BITES en un atractivo estuche de regalo
El producto
125,90 €
AESTHETICS Hyaluron Bundle

Promueve la autofagia y ralentiza el proceso natural de envejecimiento de las células

La ciencia ha realizado importantes avances en la búsqueda de un envejecimiento saludable con la espermidina, una sustancia celular natural. Estudios recientes demuestran que la espermidina contrarresta los cambios celulares relacionados con la edad.

Está estrechamente relacionada con el crecimiento y la función celular, y mantiene las células frescas y funcionales al favorecer su proceso de autolimpieza. Sin embargo, a medida que envejecemos, la disponibilidad de espermidina en nuestras células disminuye, lo que provoca un descenso de la vitalidad celular y aumenta el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la edad, como enfermedades cardiovasculares y demencia. Los investigadores del envejecimiento creen que la espermidina tiene el potencial de ralentizar el proceso natural de envejecimiento de las células y mitigar las enfermedades relacionadas con la edad.

biogena-line
Spermidin CellImmun®
Preparado combinado de espermidina de primera calidad inteligentemente combinada con zinc y astaxantina: el apoyo inteligente para las células y el sistema inmunitario con efecto de frescura celular
El producto
94,90 €
Spermidin CellImmun®

Contrarrestar la senescencia celular y los signos del envejecimiento  

La fisetina y la quercetina tienen efectos antienvejecimiento impresionantes. Las investigaciones sugieren que la fisetina es un senolítico natural eficaz y que la quercetina contribuye al antienvejecimiento. Los senolíticos inician la descomposición de las células senescentes (viejas y dañadas) que, de otro modo, provocarían diversos signos de envejecimiento.

biogena-line
SenoCetin active Gold
Complejo especial de eficacia senolítica con fisetina y quercetina para reducir las células senescentes
El producto
99,90 €
SenoCetin active - 60 Kapseln

Sueño saludable para favorecer la autofagia  

Existen métodos eficaces que favorecen la autofagia de nuestro organismo, siendo especialmente prometedor dormir lo suficiente. El sueño activa el sistema glinfático del cerebro, que elimina los productos de desecho del día. La medicina ha descuidado durante mucho tiempo el sueño, pero ahora se reconoce que es esencial para nuestra salud. La falta permanente de sueño puede dificultar la eliminación de los residuos celulares y aumentar el riesgo de Alzheimer. Si desea apoyar a su organismo en este sentido, puede utilizar espermidina.

Ayudar a las mitocondrias y mantener la energía celular

El ejercicio se considera un método eficaz contra el envejecimiento, ya que ayuda directamente a las mitocondrias, las centrales energéticas celulares. Éstas son cruciales para el suministro de energía en nuestro cuerpo; por ejemplo, una célula del músculo cardiaco contiene alrededor de 5000 de estos centros energéticos. Las células nerviosas, hepáticas y sensoriales también son ricas en mitocondrias. Sin embargo, resulta problemático que las mitocondrias puedan mostrar signos de fatiga a partir de los 25 años. Sustancias como el calcio, la glicina y el alfa-cetoglutarato pueden ayudar a mantener la función y la eficacia de las mitocondrias y optimizar así la producción de energía celular. EpiG stabilise Gold de BIOGENA, por ejemplo, contribuye a la inhibición de la metilación del ADN y al fomento de la desmetilación del ADN.

biogena-line
EpiG stabilize
Complejo especial de longevidad con alfa-cetoglutarato y valiosos polifenoles de extracto de té verde, combinados con altas dosis de niacina, calcio y ácido fólico para favorecer un envejecimiento saludable
El producto
46,90 €
EpiG stabilize - 60 Kapseln
biogena-line
Best Age Superior 
Cuidado antiedad de alta calidad con 24 sustancias vitales de alto calibre, desarrollado según los últimos descubrimientos de la investigación sobre la longevidad
El producto
149,90 €
Best Age Superior - 180 Kapseln

El término «antienvejecimiento» engloba las medidas destinadas a evitar, reducir o ralentizar los procesos de envejecimiento y los efectos secundarios negativos del envejecimiento (como las enfermedades crónicas) mediante la prevención, la detección precoz y las terapias. El objetivo no es sólo añadir más años a la vida, sino también cumplir los años crepusculares con una mejor calidad de vida.

El envejecimiento biológico se refiere al proceso por el cual el cuerpo humano pierde funcionalidad y estructura con el paso del tiempo. El proceso natural de envejecimiento comprende una serie de mecanismos biológicos que provocan la disminución gradual del rendimiento físico. Estos mecanismos incluyen el deterioro celular, los daños en el ADN, los cambios hormonales y la descomposición de los tejidos. Estos cambios conducen a una reducción de la capacidad fisiológica del organismo, lo que aumenta la susceptibilidad a enfermedades y problemas de salud.

La investigación sobre longevidad pretende profundizar en el conocimiento de estos procesos de envejecimiento y desarrollar estrategias para mejorar la calidad de vida en la vejez y minimizar la incidencia de las enfermedades relacionadas con la edad.

Los genes desempeñan un papel importante, pero no son el único factor que determina nuestra esperanza de vida. Se calcula que los factores genéticos contribuyen en torno al 25% de la esperanza de vida de un individuo. Aunque algunas personas tienen una mayor probabilidad genética de vivir más tiempo, las investigaciones demuestran que el estilo de vida y los factores ambientales explican la mayor parte de la variación en la esperanza de vida.

Se cree que el estilo de vida influye más en la salud y la longevidad que la genética en las primeras ocho décadas de vida. Sólo en las personas mayores de 80 años parece que la genética desempeña un papel más importante a la hora de mantenerlas sanas y viables. Entre los centenarios, este porcentaje llega al 33% en el caso de las mujeres y al 48% en el de los hombres. No obstante, hay que tener en cuenta que la aparición de diferencias individuales en la salud y, por tanto, en la longevidad se debe a la interacción dinámica entre las variaciones genéticas y ambientales.

Con los avances de la medicina, la asistencia sanitaria y la creciente concienciación sobre estilos de vida saludables, es probable que la esperanza media de vida siga aumentando en el futuro. Las innovaciones en el tratamiento de enfermedades crónicas, así como el desarrollo de la medicina personalizada y mejores estrategias de prevención, pueden contribuir a prolongar la vida y mejorar la calidad de vida en la vejez. Sin embargo, el potencial de una vida más larga también depende de factores socioeconómicos, el acceso a la asistencia sanitaria y retos globales como la contaminación ambiental y el cambio climático.

Para saber más:

Brooks-Wilson, A. R. 2013. Genetics of healthy aging and longevity. Human genetics. 132:1323–1338.

Caruso, C. et al. 2022. How Important Are Genes to Achieve Longevity? Int J Mol Sci. 23(10):5635.

Chakravarti, D. et al. 2021. Telomeres: history, health, and hallmarks of aging. Cell. 184(2):306–322.

Sinclair, D. A., LaPlante, M. D. 2020. Das Ende des Alterns – Die revolutionäre Medizin von morgen. Dumont-Verlag.

Haas, R. H. 2019. Mitochondrial dysfunction in aging and diseases of aging. Biology. 8(2):48.

López-Otín, C. et al. 2023. Hallmarks of aging: An expanding universe. Cell. 186(2):243–278.

López-Otín, C. et al. 2016. Metabolic control of longevity. Cell. 166(4):802–821.

Mi, L., et al. 2022. The mechanism of stem cell aging. Stem Cell Rev Rep. 18(4):1281–1293.

Pagiatakis, C. et al. 2021. Epigenetics of aging and disease: a brief overview. Aging Clin Exp Res. 33:737–745.

Sameri, S. et al. 2020. Stem cell aging in lifespan and disease: a state-of-the-art review. Curr Stem Cell Res Ther. 15(4):362–378.

Saul, D., Kosinsky, R. L. 2021. Epigenetics of aging and aging-associated diseases. Int J Mol Sci. 22(1):401.

Voelpel, S., González y Fandiño, A. 2020. Die Jungbrunnen-Formel – Wie wir bis ins hohe Alter gesund bleiben. Rowohlt/Polaris-Verlag.

Más artículos
Todo sobre el colágeno
El colágeno está de moda, sobre todo en el sector de la belleza y el bienestar. Se dice que esta proteína alisa la piel, aumenta la resistencia de las articulaciones y mejora nuestra composición corporal. Pero, ¿qué es realmente el colágeno?...
Todo sobre la quercetina – efectos, necesidades, ingesta y dosis
La quercetina es un pigmento natural de color amarillo limón que se encuentra en muchas plantas. Debido a sus efectos positivos sobre la salud humana, este flavonoide es un foco recurrente de interés científico. Pero, ¿cuáles son los ámbitos...
Ejercicio y sirtuinas: la manera de mantener la forma física de un joven
Altern ist bei uns Menschen durch eine Abnahme der Fitness gekennzeichnet. Doch gibt es einen Zusammenhang zwischen Fitness und Sirtuin-Aktivität? Laut einer wissenschaftlichen Übersichtsarbeit, die im Juni 2019 veröffentlich wurde, ja.