La Vida

El sistema inmunitario de los niños

de Mag. Margit Weichselbraun
el 20.09.2023

Por qué el sistema inmunitario aprende de los daños y qué papel desempeñan los micronutrientes

¿Qué tienen en común el sistema inmunitario de los niños y los propios niños? Ambos todavía tienen mucho que aprender. A medida que los niños exploran el mundo jugando, recogiendo palos y piedras, su sistema de defensa descubre su entorno microbiano y, por lo tanto, gana experiencia de combate. Los micronutrientes les proporcionan un apoyo importante para que ambos "jóvenes" estén bien preparados para las aventuras que la vida les depara.

Tiempo de otoño = tiempo de inmunidad, ¡especialmente para los niños!

La primera brisa fresca que sopla alrededor de la nariz bañada por el sol anuncia que el momento de despedirse de los días calurosos y soleados se acerca. Con las temperaturas cada vez más frescas, no solo hay que guardar la ropa ligera de verano, sino que el tema de las defensas también vuelve a cobrar protagonismo. Los padres no solo se preocupan por su propio sistema inmunitario, sino que también lo hacen especialmente por el de sus hijos. Después de todo, el sistema de defensa del niño todavía está en formación y no solo se ve desafiado por el cambio de estación, sino también por los contactos sociales en las escuelas, guarderías y similares.

Infancia: el sistema inmunitario también aprende y madura

Cuando un bebé ve la luz, su sistema inmunitario todavía está en pañales. Aunque el nuevo habitante de la tierra tiene una defensa inmunitaria innata que puede detectar y destruir invasores no deseados de forma no específica, la defensa inmunitaria específica –otro poderoso sistema de defensa– debe madurar en el curso de los primeros diez años de vida. Así, a medida que los niños exploran su entorno con curiosidad y se llevan a casa uno o dos "trofeos", el sistema inmunitario del niño gana experiencia de combate y aprende a distinguir entre microorganismos inofensivos y a combatir.

La defensa inmunitaria específica: la unidad de policía especial del cuerpo

Para poder combatir un patógeno con medios específicos, el sistema inmunitario debe haber entrado en contacto con el atacante antes. Solo así puede haber "aprendido de la agresión" y haber almacenado al intruso en su memoria. Si la policía del cuerpo vuelve a entrar en contacto con el agresor, ciertas unidades especiales (linfocitos) lo recuerdan, se producen anticuerpos y el germen se destruye de manera rápida y específica. Alrededor con los 10 años, el sistema inmunitario ha sobrevivido a la fase más difícil del entrenamiento: conoce a los representantes microbianos más comunes del entorno y ha madurado hasta convertirse en un luchador de élite.

El intestino: un órgano inmunitario importante, también en niños

El intestino es un elemento importante de nuestra red inmunitaria desde la infancia. Para ahuyentar a invitados no deseados, emplea un sofisticado sistema de defensa de tres capas: la mucosa intestinal, la flora intestinal y el "tejido linfoide asociado al intestino" (GALT, por sus siglas en inglés). Este último impresiona con cifras inconcebibles: por ejemplo, el 70 % de todas las células inmunitarias están en el intestino delgado y grueso, y casi el 80 % de nuestras reacciones de defensa tienen lugar en esta zona. Además, nuestros 100 billones de flora intestinal forman un baluarte contra los invasores dañinos y entrenan a nuestras células inmunitarias para toda la vida.

El cuidado intestinal comienza en la infancia

Esto hace que mantener los intestinos y a sus habitantes sanos desde la infancia sea aún más importante. La mejor forma de lograrlo es mediante una dieta saludable y variada. La fibra dietética soluble (p. ej., de la linaza, el psilio, la achicoria, las manzanas o los cítricos) gusta especialmente a nuestros pequeños habitantes, las bacterias intestinales.

Consejos para un sistema inmunológico infantil en forma

Un sistema de protección potente y que funcione bien es la mejor defensa. En este sentido, el niño puede estar bien equipado con los siguientes consejos:

1. Comerse el arcoíris. Para que el sistema inmunitario del niño despliegue todo su poder natural, hay que suministrarle todos los nutrientes de una dieta saludable. Una dieta equilibrada y abundante en sustancias vitales constituye la mejor base para ello. Especialmente en materia de alimentación, los padres son los primeros involucrados. Se aplica lo siguiente: si opta por alimentos frescos y coloridos, y elige productos de temporada y proximidad, su familia disfrutará de una buena ración de vitaminas y minerales.

2. Equiparse con vitamina solar. La vitamina D es un inmunonutriente importante que contribuye a proteger el sistema inmunitario del niño. Favorece el buen funcionamiento del sistema inmunitario en los niños. Mientras que la suplementación con vitamina D se recomienda oficialmente para los bebés hasta su segunda primavera, los padres deben asegurarse (después de consultar con el pediatra) de que los hijos mayores también disfruten de un suministro adecuado de vitamina D. Puede encontrar más información sobre los niños, los bebés y la vitamina D aquí.

3. Tiempo para hacer castillos en el aire. El estrés daña el sistema inmune, tanto de jóvenes como de mayores. Después de haber disfrutado de un breve y feliz descanso en familia durante el verano, la conocida rutina regresa en otoño. Esto hace que sea aún más importante dar a los niños descansos en los que no tengan que cumplir con ninguna obligación y, simplemente, puedan ser niños.

4. Tomar el aire fresco. Las personas sedentarias probablemente objetarán que, en el mejor de los casos, los niños se resfrían al aire libre durante la estación fría y húmeda. Sin embargo, sucede todo lo contrario: el ejercicio en la naturaleza no solo reduce el estrés, sino que estimula la circulación y el flujo sanguíneo, y favorece el buen humor y un sueño saludable. Todos estos efectos son beneficiosos para disfrutar de un sistema inmunitario saludable. Por eso aconsejamos abrigarse bien y salir a la calle.

5. Manos libres de gérmenes. Durante mucho tiempo, los estornudos y la tos han sido etiquetados como las peores fuentes de gérmenes, pero ahora se sabe que los virus del resfriado suelen abrirse camino a través de las manos. En consecuencia, los pomos de las puertas y el transporte público son fuentes de infección subestimadas. Y dado que los niños suelen frotarse la cara con las manos, los virus del resfriado lo tienen fácil. Por esta razón, lavarse las manos a fondo regularmente debe convertirse en rutina para todos los niños.

6. Pero también: manos alejadas de la esterilidad. Sin duda, la higiene es importante. Sin embargo, un sistema inmunitario en proceso de maduración debe tener la oportunidad de ganar experiencia de combate. La limpieza excesiva socava el sistema de defensa del niño y, por lo tanto, reduce sus células de defensa. Los niños que crecen en una granja tienen solo la mitad del riesgo de desarrollar alergia al polen o asma. Por tanto, deje que su prole juegue en la tierra, los charcos y similares: el niño y su sistema inmunitario se divertirán.

7. Líquido suficiente. Para mantener las mucosas húmedas, debe asegurarse de que su hijo beba lo suficiente durante todo el día, preferiblemente agua.

CONSEJO SOBRE EL PRODUCTO

¿Conoce ya nuestros productos infantiles Junior Vitamin D3 y Junior Multi Bo® 13

biogena-line
Junior Vitamin D3
Gotas de vitamina D para niños que favorecen un crecimiento sano, un desarrollo óseo saludable y el funcionamiento normal del sistema inmunitario
El producto
12,90 €
Junior Vitamin D3 Tropfen
biogena-line
The Good Gums® - Immun Edition
Goma de frutas Vital Bears para reforzar el sistema inmunitario con D3, K2 y magnesio
El producto
19,90 €
The Good Gums - Immun Edition
biogena-line
Junior Multi Bo® 13 
Perlas de micronutrientes de colores, no teñidas con 13 vitaminas, hierro y yodo - permite la ingesta apta para niños sin cubierta de cápsula
El producto
49,90 €
Junior Multi Bo® 13 - 120 Kapseln

Literatura del autor.

Más artículos
Baño forestal: sumérgete en el mundo curativo de los árboles
Un toque de musgo, el crujido de las hojas y un verdor frondoso y refrescante. Si anhelas la paz y la relajación en tu vida, prueba a sumergirte en la atmósfera del bosque. Un baño entre plantas y troncos no solo es un bálsamo para el cuerpo, el...
Intolerancia a la histamina: Cómo reconocer la intolerancia a la histamina y qué se puede hacer
¿Gotea la nariz después de una copa de vino tinto? Lo que parece una alergia podría ser una intolerancia a la histamina – más información aquí.
Vitamina D en el embarazo
Todo el mundo habla de la vitamina D desde hace años y su relevancia no se detiene en el embarazo. Pero, ¿por qué la vitamina D también es importante para las futuras madres, cuáles son las necesidades durante el emberazo y qué hay que tener...