La Vida

Eje intestino piel - la conexión entre la piel y la salud intestinal

de Mag. Margit Weichselbraun
el 21.02.2023
Eje intestino piel - la conexión entre la piel y la salud intestinal Eje intestino piel - la conexión entre la piel y la salud intestinal

¿Qué tienen en común el intestino y la piel? Muchas cosas. Cuando observamos ambos tejidos a través del microscopio, descubrimos una flora impresionante que de otra forma pasaría inadvertida: con cerca de 1 billón de microorganismos por gramo de pared intestinal, el intestino grueso es uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo. Y la superficie de nuestra piel tampoco se queda corta: En unos dos metros cuadrados, hay aproximadamente el mismo número de microbios que de humanos en la Tierra. Estos datos son impresionantes, a la par que fascinantes. No es de extrañar que, al inspeccionarlos más de cerca, estos dos órganos con una microflora tan interesante estén estrechamente interconectados. ¿Cómo? Hemos estudiado esta relación y vamos a contártelo todo.

Decir que la piel es un reflejo de los intestinos es una afirmación algo vaga, pero está basada en evidencias científicas.

La piel y los intestinos tienen sentimientos mutuos. Aunque suene muy romántico, la ciencia lo demuestra. Por lo tanto, la piel y los intestinos no solo se encuentran entre los órganos humanos de mayor tamaño y con mayores colonias de gérmenes, sino que además proceden de la misma capa embrionaria. Estos dos órganos densamente intercalados de nervios y vasos sanguíneos también están conectados por el sistema inmunitario. No es de extrañar, entonces, que ambas estructuras estén interconectadas y que los estudios muestren la influencia de los intestinos en la piel.

Aunque todavía no se han aclarado todos los mecanismos, el sistema inmune en particular parece conectar la piel y los intestinos mediante el eje intestino-piel. Se considera que la flora intestinal, que pesa de uno a dos kilos, interactúa constantemente con las células inmunitarias y estimula la formación de defensas, lleva las riendas. El entrenamiento inmunológico no solo beneficia al intestino, sino también a la piel.

La flora intestinal es una potente fábrica química que produce una amplia variedad de sustancias desde el abdomen, incluyendo sustancias vitales relevantes para la piel como el ácido hialurónico o la vitamina cutánea biotina, además de sustancias que favorecen la digestión y aprovechamiento de los alimentos. En última instancia, es este “cóctel de sustancias” del intestino lo que puede manipular el sistema nervioso y así, entre otras cosas, influir en la circulación de la piel.

Problemas en la piel: a qué es sensible.

La piel nos dice muchas cosas. Nos habla de nuestros hábitos, emociones y el equilibrio físico y emocional. Si, por ejemplo, aparecen rojeces, irritación, tirantez e impurezas, dejamos de sentirnos cómodos en nuestra propia piel rápidamente. Pero, ¿qué es lo que trastorna este órgano tan sensible?

Aparte del envejecimiento de la piel, que forma parte del curso natural de las cosas y está genéticamente predeterminado, existen factores externos como la exposición excesiva al sol, ciertos medicamentos y un cuidado incorrecto, que pueden agredirla. Un estilo de vida poco saludable también deja rastro en nuestra piel: el alcohol, la nicotina, la falta de sueño, el estrés, la deshidratación y, por último, pero no menos importante, una dieta baja en nutrientes y poco saludable pueden tener un efecto negativo sobre ella.

Eje intestino-piel: cuando el intestino tropieza, la piel sufre.

La sensibilidad intestinal puede afectar a nuestra piel. Esta asociación está respaldada por estudios que demuestran que las personas con pieles problemáticas suelen tener alteraciones de la flora intestinal (p. ej., muy pocos lactobacilos y bifidobacterias) y la barrera intestinal, problemas que pueden aumentar bajo estrés. (Más sobre el Eje intestino-cerebro)

Además del estrés, fármacos como los antibióticos o los laxantes y una dieta pobre en nutrientes y poco saludable (ver recuadro) ponen en peligro la biodiversidad de la flora intestinal. Por ejemplo, los estudios muestran que los pueblos primitivos todavía tienen una gran biodiversidad microbiana en sus entrañas, mientras que las personas de los países industrializados ya han perdido el 40 % a causa de la alimentación y el estilo de vida. Esta pérdida también afecta al cóctel de sustancias producido por los microbios, el aprovechamiento de los nutrientes y el rendimiento de desintoxicación de la flora intestinal. En última instancia, la piel se ve afectada a través del enlace cruzado descrito anteriormente.

Cosas buenas para la piel y la flora: cuidado nutritivo de la piel y los intestinos.

¿Qué bacterias intestinales son beneficiosas para la piel?

Si estás luchando contra una piel problemática, también debes tener en cuenta los intestinos. Para favorecer unos gérmenes intestinales beneficiosos, especialmente lactobacilos y bifidobacterias, debes proporcionarles una alimentación adecuada.

Fibras y sustancias amargas: su función en la piel y en los intestinos

A estas bacterias les gusta comer fibra soluble que se encuentra principalmente en alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, cereales integrales y legumbres): el salsifí, la chirivía y la alcachofa de Jerusalén encabezan la lista de éxitos. Ciertas plantas ricas en sustancias amargas, como el cardo mariano o la alcachofa, también son beneficiosas para los intestinos. Estimulan el hígado y la vesícula biliar, con lo que favorecen la actividad digestiva. Y es que a nuestra piel también le “sabe bien” un intestino feliz.

¿Qué vitaminas son beneficiosas para la piel y los intestinos?

Debido a su metabolismo particularmente activo, tanto las células de la piel como las de la mucosa del intestino dependen de un buen suministro de nutrientes. Por lo tanto, para preservar la vitalidad de ambos órganos barrera durante el mayor tiempo posible, hay que garantizar la ingesta correcta de las vitaminas adecuadas: las vitaminas A, B2, niacina y biotina se consideran nutrientes de eficacia demostrada en la protección de la membrana mucosa. Las vitaminas C, E y la biotina se encuentran entre las sustancias que cuidan de la piel desde el interior. La biotina ayuda a mantener la piel sana y la vitamina C estimula la formación de colágeno, un componente esencial del tejido conectivo necesario para el normal funcionamiento de la piel. La vitamina C, junto con la vitamina E, también ayuda a proteger las células frente al estrés oxidativo causado por los rayos UV, entre otras cosas, y regenera la vitamina E consumida.

Cosas que el intestino y sus bacterias odian:

  • poca fibra
  • muchos azúcares
  • muchas grasas poco saludables
  • un alto contenido en proteínas
  • alcohol
  • aditivos alimentarios (en alimentos altamente procesados como alimentos precocinados, salsas preparadas, etc.)
  • ciertos medicamentos (antibióticos, laxantes, píldoras anticonceptivas, preparados hormonales, etc.)

Cosas que el intestino y sus bacterias adoran:

  • fibra soluble de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales
  • plantas ricas en sustancias amargas, como el cardo mariano o la alcachofa
  • alimentos fermentados, como el chucrut
  • nutrientes de las mucosas: vitamina A, B2, niacina, biotina
  • suficiente líquido, en forma de agua e infusiones
  • métodos de cocción suaves (cocina al vapor o a baja temperatura en lugar de parrilladas o frituras)
  • buena masticación
  • tranquilidad y tiempo para comer

Lo que también es bueno para la piel: 


Consejos para el cabello, la piel y las uñas
biogena-line
Biogena AkutHaut® Balance
Combinación especial de micronutrientes para un cutis equilibrado
El producto
41,90 €
AkutHaut® Balance

¿Sabías que a nuestros intestinos les encanta el ejercicio? Mientras que las personas que no hacen ejercicio suelen sufrir estreñimiento, el deporte de resistencia regular (idealmente 30 minutos al día) no sólo mantiene en marcha la circulación, sino también la digestión. Los intestinos se abastecen mejor de sangre y los alimentos se transportan más rápidamente.

Más artículos
El eje intestino-cerebro
En el centro de nuestro cuerpo se reflejan emociones y pensamientos que manifiestan el delicado vínculo entre el cerebro y el vientre. No es de extrañar que la cabeza y el estómago se sientan el uno al otro. Después de todo, el cerebro y los...
Saneamiento intestinal: de la limpieza al fortalecimiento intestinal
Saneamiento intestinal: de la limpieza al fortalecimiento intestinal
¿Deseas tú también un nuevo comienzo para tu cuerpo? No importa si es después de comidas abundantes, en el Año Nuevo, durante períodos de ayuno o simplemente de forma espontánea. ¿Acaso hay una manera más evidente para lograrlo que...
Intolerancia a la histamina: Cómo reconocer la intolerancia a la histamina y qué se puede hacer
¿Gotea la nariz después de una copa de vino tinto? Lo que parece una alergia podría ser una intolerancia a la histamina – más información aquí.