La Vida

Falta de hierro durante el embarazo y la lactancia

de Mag. Margit Weichselbraun
el 26.09.2023

Las mujeres embarazadas deben comer por dos*? Si lo que buscan es prevenir la falta de hierro, la respuesta es un rotundo “sí”. Durante el embarazo las necesidades de hierro se duplican, lo que aumenta el riesgo de sufrir un déficit de este mineral. En este artículo, aclaramos qué es la falta de hierro, a qué síntomas hay que prestar atención para saber si es necesario ir al médico y mucho más.

*Hoy en día, esta creencia ha quedado obsoleta desde un punto de vista científico. Las mujeres embarazadas no deberían comer el doble, sino el doble de sano.

¿Por qué es importante el hierro durante el embarazo?

Las mujeres que esperan un bebé necesitan el doble de hierro. Y esto ocurre por una razón muy clara. Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta aproximadamente en un 40%. Además, el organismo no solo debe suministrar oxígeno y micronutrientes a la madre, sino también al bebé. En este sentido, uno de los nutrientes más importantes es el hierro. Este oligoelemento es uno de los componentes que le confieren a la sangre su color rojo, y participa en su formación y en el transporte de oxígeno en el cuerpo. También hay muchos otros procesos metabólicos que dependen del hierro. Entre ellos se incluyen la división celular, el metabolismo energético y el funcionamiento del sistema inmunitario.

¿Afecta la deficiencia de hierro a las posibilidades de tener hijos?

Tener unos buenos niveles de hierro no solo es importante durante el embarazo, sino que también lo es para las mujeres que desean tener hijos. Esto es lo que indicó un estudio reciente en el que se relacionaron los niveles bajos de ferritina (<30 μg/L) con casos de infertilidad sin una razón clara (Holzer I. et al., 2023). Además, otro estudio del investigador de Harvard Dr. Jorge Chavarro reveló que las mujeres que toman suplementos de hierro tienen un menor riesgo de sufrir disfunción ovulatoria en comparación con las que no lo hacen. Por este motivo, las mujeres que quieran tener hijos no solo deben tomar ácido fólico de forma preventiva, sino también prestar atención a sus niveles de hierro.

Síntomas de la falta de hierro

El embarazo es un proceso duro que hace que el cuerpo sufra muchos cambios. Es normal que las futuras madres se sientan cada vez más cansadas a medida que van pasando los meses. Sin embargo, el cansancio, unido a algunos de los siguientes síntomas, podría indicar una deficiencia de hierro: 

  • Cansancio
  • Falta de energía
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Problemas de concentración
  • Jaquecas
  • Problemas circulatorios
  • Cabello y uñas frágiles
  • Palidez
  • Desgarros en las comisuras de la boca
  • Propensión a infecciones

Las mujeres embarazadas que experimenten este tipo de síntomas deben visitar a su médico lo antes posible. Sin embargo, también es importante dejar claro que, por lo general, no hay por qué preocuparse. El hierro es uno de los parámetros que más se controla en las mujeres embarazadas.

Falta de hierro en el embarazo: ¿qué conlleva para la madre y el bebé?

Es bastante normal que las embarazadas presenten falta de hierro. Las que la sufren suelen sentirse cansadas. Además, hay otros síntomas asociados, como tener las uñas quebradizas, desgarros en las comisuras de la boca y problemas de concentración (consulta la lista de la sección anterior). Para la madre, los niveles bajos de hierro pueden producir anemia.

En el caso del feto, la falta de hierro no es un problema, ya que puede cogerlo de su madre. Solo una anemia prolongada y grave puede afectar el organismo del niño. Para evitar que esto ocurra y poder tener los niveles de hierro bien controlados, las embarazadas suelen hacerse muchas analíticas a lo largo de la gestación.

Valores: ¿cuándo se considera que hay una falta de hierro?

El nivel de hierro en la sangre (los llamados “glóbulos rojos” o “hemoglobina”), se mide en las mujeres embarazadas de forma rutinaria. Si este valor desciende por debajo de los 10,5 gl/dl en el segundo trimestre o por debajo de los 11 g/dl en sangre en el primer y tercer trimestre, quiere decir que la madre padece anemia. El recuento de eritrocitos también proporciona información sobre una posible anemia. Un recuento menor a 3,9 millones de glóbulos rojos por µg de sangre indica una falta de hierro.

Para diagnosticar una deficiencia de hierro sin anemia, se mide el nivel de ferritina (que idealmente incluye el nivel de transferrina y la saturación de transferrina). Este valor muestra cómo están las reservas de hierro de la embarazada. Mientras que un nivel de ferritina inferior a 30 µg/l indica unas reservas de hierro bajas, estas están completamente agotadas con valores inferiores a 15 µg/l.

¿Por qué puede producirse una falta de hierro durante el embarazo?

El embarazo es una de las fases de la vida de una mujer en las que las altas necesidades de hierro pueden provocar una deficiencia de hierro con relativa rapidez. No solo la madre y el niño necesitan hierro, sino que el aumento del volumen sanguíneo y el crecimiento de la placenta y el útero también lo requieren. Por lo tanto, estos cambios fisiológicos se reflejan en las necesidades de hierro de las embarazadas. La Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) recomienda que las embarazadas consuman diariamente 30 mg de hierro procedentes de todas las fuentes. Esto es el doble que la cantidad recomendada a las no embarazadas, porque, según los expertos, es la única forma de prevenir una falta de hierro durante esta etapa.

Sin embargo, las necesidades de hierro no son las mismas durante los nueve meses de gestación. Mientras que en la primera mitad del embarazo apenas aumentan, en la segunda sí se produce un incremento significativo. Por lo tanto, las futuras madres deben prestar especial atención al equilibrio de este mineral y consumirlo en abundancia a través de la dieta. Entre los alimentos ricos en hierro se incluyen las legumbres (como las lentejas y la soja), la carne roja, los frutos secos, las semillas y ciertas verduras (como el perejil, los berros y las espinacas). Sin embargo, sobre todo en la segunda mitad del embarazo, es posible que la dieta ya no cubra sus necesidades y la falta de hierro se refleje de forma física, mental o en los análisis de sangre. En este caso, se recomienda tomar suplementos después de consultar con un médico.

¿Qué hacer si se tiene poco hierro durante el embarazo?

Una vez que una mujer tiene falta de hierro cuando está embarazada, ya no puede ponerle solución únicamente con la dieta. Por lo tanto, debe empezar a tomar suplementos de hierro lo antes posible. Al cabo de pocas semanas, debería notar una mejora en los niveles de hierro y una mayor sensación de bienestar.

Ingesta y dosis de hierro

¿Cuánto hierro se necesita si se quieren tener hijos?

Para las mujeres en edad fértil, se recomiendan unos 15 mg de hierro al día. Para empezar el embarazo bien provistas de hierro, las mujeres que planeen quedarse embarazadas deben medir sus niveles de hierro con antelación. Si los niveles son bajos, se puede dar una respuesta específica con un suplemento de hierro tomado en dosis adecuadas. Un buen aporte al inicio del embarazo también reduce el riesgo de desarrollar una deficiencia de hierro a lo largo de los 9 meses de gestación.

¿Cuánto hierro se debe tomar al día durante el embarazo?

Para evitar la falta de hierro durante el embarazo, la Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) recomienda consumir 30 mg diarios de hierro procedentes de todas las fuentes. Aunque las necesidades de hierro apenas aumentan en las primeras 20 semanas de embarazo y, si no hay una deficiencia, pueden cubrirse con una dieta equilibrada rica en hierro, es posible que la embarazada necesite tomar suplementos de hierro durante las últimas 20 semanas. Con ayuda de un análisis de sangre, el ginecólogo puede ver cómo están los niveles de hierro y, en caso necesario, recomendar un suplemento. Recuerde: del mismo modo, en esta etapa tan delicada debe evitarse un exceso de hierro; por lo tanto, es recomendable adaptar la toma de suplementos a cada caso individual.

¿Cuánto hierro se debe tomar durante la lactancia?

Después del parto también es recomendable que las madres tomen más hierro, tanto si dan el pecho como si no: 20 mg al día de todas las fuentes para compensar las pérdidas de hierro relacionadas con el embarazo. En las mujeres lactantes, el bebé toma el hierro de la madre.

Para controlar los niveles de hierro después del embarazo, es muy importante que las madres sigan haciéndose analíticas. De este modo, las deficiencias se pueden solucionar con los suplementos adecuados, aun después del embarazo.

Qué hierro tomar: suplementos de hierro y embarazo

Los suplementos de hierro de origen vegetal son ligeros y se toleran muy bien, por lo que son una buena opción. Los estudios confirman que es posible reponer el hierro del organismo tomando suplementos en dosis bajas. Nuestro cuerpo es capaz de absorber más hierro en el intestino cuando el suministro es escaso. Esto significa que las dosis bajas también pueden ser muy eficaces. Sin embargo, los suplementos de hierro de origen vegetal no solo son eficaces, sino que los estudios también han demostrado que se toleran especialmente bien. Ligeros y eficaces al mismo tiempo, son una buena alternativa a las altas dosis de las sales de hierro.

Zumos de hierro durante el embarazo

Los zumos de hierro pueden ser una fuente extra (¡y con un rico sabor!) de este mineral para las mujeres embarazadas. Sin embargo, no se puede elegir un producto únicamente por su sabor, sino que también hay que fijarse en su calidad. Aunque a muchos zumos de hierro se les añaden sales de hierro (no siempre, obviamente), hay otros que utilizan extractos de plantas especiales que se toleran muy bien. Dado que los suplementos de hierro suelen tomarse durante un periodo de tiempo prolongado, el zumo no debe contener aditivos innecesarios.

Comprimidos y cápsulas de hierro durante el embarazo

Las mujeres que desarrollan un sentido del gusto sensible durante el embarazo suelen preferir cápsulas o comprimidos de hierro sin sabor. Siempre se deben comprar suplementos de calidad que se hayan fabricado según el principio de la sustancia pura, es decir, productos que no contengan aditivos innecesarios. Las cápsulas de hierro que utilizan extractos vegetales especiales como fuente de hierro se consideran especialmente ligeras y se toleran muy bien.

¿Durante cuánto tiempo se debe tomar hierro durante el embarazo?

La necesidad de tomar hierro y, en caso afirmativo, durante cuánto tiempo depende de la situación inicial de cada mujer. Para garantizar que el aporte de hierro es el correcto, siempre se debe consultar con el ginecólogo, el cual puede recomendar los pasos a seguir después de hacer un análisis de sangre. 

Conclusión: El embarazo es una proeza que requiere el doble de hierro de lo normal. No es de extrañar que muchas mujeres presenten una falta de este mineral durante esta etapa. Por lo tanto, es clave llevar una dieta rica en hierro y hacerse controles periódicos. Una vez una mujer embarazada desarrolla una deficiencia de hierro, ya no puede ponerle solución únicamente a través de la alimentación. En este caso, los suplementos de hierro de alta calidad pueden ayudar a solucionar este problema (pero siempre hay que consultar primero con el médico).

FAQs

El cansancio, la palidez, los dolores de cabeza y los problemas de concentración pueden ser signos de una deficiencia de hierro. Sin embargo, solo se puede confirmar con un análisis de sangre.

Por regla general, el ginecólogo comprueba el nivel de hierro por primera vez en la primera analítica. Dependiendo del valor inicial, se revisará mensualmente o una vez al trimestre.

Las embarazadas pueden tomar legumbres (lentejas y soja), carne roja, frutos secos, semillas y verduras como el perejil, los berros y las espinacas. Combinar alimentos ricos en hierro con vitamina C (pimientos, brócoli, cítricos, etc.) también mejora la absorción del hierro.

Si el valor del hierro (hemoglobina) es demasiado bajo, es posible que la embarazada desarrolle anemia.

Es crítico si el valor de hemoglobina cae por debajo de los 10,5 gl/dl en el segundo trimestre o por debajo de los 11 g/dl en el primer y tercer trimestre. En ese caso, la futura madre padece anemia. Para evitar que esto llegue a ocurrir, se debe considerar la administración de suplementos de hierro si las reservas de hierro son bajas (el nivel de ferritina es inferior a 30 µg/L), siempre con el asesoramiento de un médico.

Referencias:

Holzer I. et al. 2023. Iron status in women with infertility and controls: a case-control study. Front Endocrinol (Lausanne). 2023 Jun 8;14:1173100. doi: 10.3389/fendo.2023.1173100. eCollection 2023.

Deutsche Gesellschaft für Ernährung (DGE), 2023. https://www.dge.de/wissenschaft/referenzwerte/eisen/ , Zugriff

Chavarro JE et al. 2006. Iron intake and risk of ovulatory infertility. Obstet Gynecol. 2006;108(5):1145-52. 

Netdoktor, 2023. https://www.netdoktor.at/schwangerschaft/eisenmangel-in-der-schwangerschaft/, Zugriff:

Georgieff M.K. 2023. Iron deficiency in pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 2020 Oct;223(4):516-524. doi: 10.1016/j.ajog.2020.03.006. Epub 2020 Mar 14.

James A.H. 2021. Iron Deficiency Anemia in Pregnancy. Obstet Gynecol. 2021 Oct 1;138(4):663-674. doi: 10.1097/AOG.0000000000004559.

Georgieff M.K., Krebs N.F., Cusick S.E. The Benefits and Risks of Iron Supplementation in Pregnancy and Childhood. Annu Rev Nutr. 2019 Aug 21; 39: 121–146. Published online 2019 May 15. doi: 10.1146/annurev-nutr-082018-124213

Igbinosa I, Berube C. Lyell D.J. 2022. Iron deficiency in pregnancy. Curr Opin Obstet Gynecol. 2022 Apr 1;34(2):69-76. doi: 10.1097/GCO.0000000000000772.

Zhang Y., Lu Y., Jin L. 2022. Iron Metabolism and Ferroptosis in Physiological and Pathological Pregnancy. Int J Mol Sci. 2022 Aug 20;23(16):9395. doi: 10.3390/ijms23169395.

Ataide R. et al. 2023. Iron deficiency, pregnancy, and neonatal development. Int J Gynaecol Obstet. 2023 Aug;162 Suppl 2:14-22. doi: 10.1002/ijgo.14944.

MSD MANUAL. Ausgabe für medizinische Fachkräfte, 2023. https://www.msdmanuals.com/de/profi/gyn%C3%A4kologie-und-geburtshilfe/schwangerschaftskomplikationen-durch-erkrankung/an%C3%A4mie-in-der-schwangerschaft#:~:text=An%C3%A4mie%20erh%C3%B6ht%20das%20Risiko%20einer,Behandlung%20der%20Frauen%20erwogen%20werden. 13.9.2023.

Breymann, C. Honegger, I. Hösli, D. Surbek. Diagnostik und Therapie der Eisenmangelanämie in der Schwangerschaft und postpartal C. Expertenbrief No 77 (ersetzt No 48. Kommission Qualitätssicherung Präsident Prof. Dr. Daniel Surbek.

 

Más artículos
Todo sobre el hierro: funciones, necesidades diarias y niveles
Todo sobre el hierro: funciones, necesidades diarias y niveles
El hierro es un potente oligoelemento que participa en 179 funciones corporales. Pero, ¿en qué interviene exactamente y cuáles son las consecuencias de una deficiencia de hierro? En esta publicación, encontrará muchos detalles interesantes...
Deficiencia de hierro: causas, síntomas y qué hacer
La deficiencia de hierro es frecuente en todo el mundo y, sin embargo, todavía no se comprende bien. Se estima que más de 1500 millones de personas sufren de una deficiencia de hierro que les ralentiza física o psicológicamente. Un blog sobre la...
Intolerancia a la histamina: Cómo reconocer la intolerancia a la histamina y qué se puede hacer
¿Gotea la nariz después de una copa de vino tinto? Lo que parece una alergia podría ser una intolerancia a la histamina – más información aquí.